viernes, 6 de junio de 2014

Bésame rumiante


Bésame rumiante, deja
que el mundo ruede
mientras nos comemos.
Porque de tus riquezas, mujer,
no tengo quejas:
dejas en mis pasajes
aromas de abedul.
El problema está, mujer,
en tus mensajes
y en tus ganas de mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario