sábado, 1 de octubre de 2011

Sáḥb alwaṣíyya


Estoy convencido de que soy albacea de alguien,
pero no sé de quién ni sé lo que estoy custodiando;
tampoco sé quién será el beneficiario.

Es un misterio.