martes, 25 de mayo de 2010

Hay acosos que son acasos

Versos dedicados a la señorita Gabriela Sasián

Hay acosos que son acasos,
y en los ocasos se vuelven
muy sabrosos.
¡Acósame, mujer, con tus ojazos,
y déjame que tiemble de alegría
con tus abrazos!


¡Vamos, público, vengan esos aplausos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario